Página:Daany Beédxe.djvu/57

Esta página ha sido corregida


Casa de la Medida, ahí tendrán que proseguir sus estudios para servir con mayor responsabilidad, sabiduría y acierto a la comunidad.

Hoy quiero hablarles de cómo los Viejos Abuelos nos enseñaron a organizarnos... a regirnos entre nosotros. Igual que “Aquél por quien se vive” se manifiesta en una “Dualidad Divina”, que es una unidad compuesta de dos partes diferentes, pero complementarias. Así como es el día y la noche, así como lo frío, lo caliente; así la "Dualidad Divina", generadora de todo, es mitad hombre, mitad mujer, femenino y masculino. Asimismo, quien dirige y administra todo en nuestra comunidad, es un par complementario. Uno es el que administra, llamado Mujer Serpiente; el otro es el que Ejecuta, llamado “El que Habla”. Como hombre y mujer de una casa, de una familia, como el brazo derecho y el brazo izquierdo, así ellos actúan.

Pero como todo organismo vivo, tiene una cabeza que piensa, que analiza y reflexiona. Esa cabeza es el consejo de ancianos que está integrado por doce Venerables Hombres, que a lo largo de toda su vida, han servido y servido bien a nuestro pueblo. Ellos han tenido cargos, desde el que ayuda desde abajo, el que lleva la vara y los mensajes, desde muchacho. Han tenido que pasar por todos los cargos, poco a poco, sirviendo al pueblo, a los ojos de todos. Ellos han dejado su corazón y sus riñones, en la tierra que se trabaja para servicio de nuestros Dioses en la organización y ejecución del "Trabajo del medio", que no es de nadie y beneficia a todos; con el que construimos casas y templos, caminos y escuelas. Ellos que han sido ejemplo de hijos, hermanos y padres. Ellos que han sabido ser dignos mayordomos de nuestras fiestas y honestos y eficientes funcionarios del gobierno de nuestro pueblo. Ellos que son nuestro orgullo y nuestro ejemplo, que tienen toda nuestra admiración. Ellos que han caminado a lo largo de toda su vida erguidos y derechos a los ojos de toda la comunidad.

Estos doce venerables ancianos, analizan y aconsejan al par de “servidores”; uno que ejecuta y el otro que administra, formando el supremo consejo. Que junto con la asamblea del pueblo, que es

57