Página:Daany Beédxe.djvu/31

Esta página ha sido corregida


porque solo a base de "Flor y Canto", es como se esculpe y pule, la piedra preciosa que todos llevamos dentro.

Es su obligación conocer este canto de flores, que alimentará y esculpirá su alma. Porque los Viejos Abuelos se lo dejaron dicho a los abuelos y estos a los hijos de sus hijos, de atado en atado de años, y hoy ustedes deben aprender "la antigua palabra", para que mañana, sus hijos y los hijos de sus hijos, mantengan en su corazón, la memoria de estos nobles y sabios hombres, que vivieron mucho antes que nosotros. Porque mañana otros preguntarán por nosotros. Esa es la costumbre, esa es la vida. ¿Alguien desea preguntar algo más?, dijo Espejo Humeante.

Entonces se incorporó Venado de la Aurora y con la misma humildad, que su primo dijo:

—Respetable Maestro, hace muchas lunas que yo me pregunto en esta venerable casa ¿de dónde venimos, para que existimos, adonde vamos después de la muerte? Mi corazón vive afligido, porque no encuentro respuesta que lo apacigüe. ¿Para qué vivir? ¿Cómo vivir? Si uno no sabe de dónde viene, para qué aprende, sufre, ama, trabaja, lucha...en fin, para que este vivir y a dónde vamos después.

Entonces Espejo Humeante esbozó una sonrisa de ternura y al mismo tiempo de satisfacción, esta camada de cachorros promete, pensó. La expectación era creciente entre los estudiantes, quienes vibraban en la misma tesitura. Espejo Humeante respondió:

—Veo que los buenos efectos de este centro de estudios, comienzan a florecer en tu corazón y en tu cabeza; como bellas flores empiezan a brotar en tus palabras las ideas. Pues bien, les voy a contar, lo que un día en el principio delos tiempos, nos dejaron dicho los Viejos Abuelos, de cómo se creó el mundo:

—"Se refería, se decía
que así hubo ya antes cuatro vidas,
y que ésta era la quinta edad.

31