Página:Daany Beédxe.djvu/258

Esta página ha sido corregida


águila, por ejemplo. La guerra interior fue uno de los legados espirituales más importantes de los toltecas.

La hermandad en cambio, era un grupo militar de verdaderos combatientes, pues en las grandes travesías, en ocasiones eran atacados por grupos de nómadas hostiles o por fieras, que saturaban los bosques o las selvas. La organización más pequeña, estaba compuesta de cinco personas, la siguiente era de veinte personas y era la unidad común, aunque podían organizarse de veinte en veinte, como los dedos de un cuerpo, hasta llegar a conformar unidades de cuatrocientos transportadores.

En aquella unidad, Águila Nocturna iba como invitado y fue encomendado a Jaguar de Fuego por Luz de Noche. Jaguar de Fuego era un jefe de transportadores muy experimentado y reconocido en el pueblo por su inteligencia, valor y por su fuerza. Se le había dicho que Águila Nocturna era un guerrero y que estaba en busca de su pueblo, por lo que se le prestarían todas las facilidades para que en el camino, pudiera encontrar su hogar.

Iniciaron la marcha, la unidad de transportadores se organizaba como una serpiente de cascabel. El hombre que iba al frente, hacia la función de los ojos, era el explorador. Un arquero, que no llevaba carga para estar ligero y ser rápido en sus desplazamientos, era los colmillos de la serpiente. Inmediatamente atrás del arquero, venía el responsable del grupo o la cabeza de la serpiente. Después venían quince cargadores y al final, estaba el hombre responsable de la retaguardia, que representaba los cascabeles de la serpiente y quien periódicamente tocaba un caracol marino, que era el medio de comunicación a distancia. Era fascinante ver como ese grupo humano se organizaba perfectamente como un solo organismo. Ellos sabían que el éxito de su sagrada responsabilidad y su vida misma, dependía del grado de organización y disciplina, con que operará el equipo.

Los transportadores cuando salían a llevar y traer su valioso cargamento, usaban ropas y se pintaban el cuerpo de tal manera, que se confundían fácilmente con el entorno. Esta pintura era más que un

258