Página:Daany Beédxe.djvu/250

Esta página ha sido corregida


Águila Nocturna salió por la mañana y se dirigió hacia el Oriente, en busca de la mujer que había atrapado toda su energía y concentración. Sus pasos eran zancadas y el corazón jalaba a al cuerpo. Por su mente pasaban muchas imágenes y Flor de Lluvia ocupaba el centro de todas ellas.

Por fin llegó al lugar donde estaba la casita y la encontró en ruinas y totalmente desierta, parecía que ahí en años nadie había vivido. Desconcertado el enamorado exploró el entorno, para saber si ese era el lugar buscado. Después de un tiempo comprobó que efectivamente ese era el lugar, solo que se encontraba cubierto por la selva y la casita de piedra, tenía huellas de no haber sido habitada en años.

El guerrero sintió un dolor muy fuerte en el pecho, la negación de su amor en esas ruinas desoladas, era violentamente rechazado por el fuego que estaba a punto de estallar adentro de su corazón.

Águila Nocturna no podía aceptar que Flor de Lluvia y su amor, no hubieran existido, y aunque las evidencias físicas así lo señalaban, los recuerdos y su cuerpo no lo aceptaban. Flor de Lluvia era el sentimiento más grande, la pasión más desbordada que el guerrero había vivido y eso no podía ser un sueño.

El guerrero entró a las ruinas de la casita y en su penumbra se puso a llorar. Primero poco a poco y después con gran fuerza, Águila Nocturna lloraba como nunca antes lo había hecho. La desolación que azotaba a su alma era tan grande que se sentía morir. Como un lobo aullaba, con sus largos y desgarrados lamentos se estremecía la selva. Nunca antes había abrazado a la soledad. Estaba en las ruinas de lo que había sido el espacio más florido e intenso de su existencia; y el abandono y la desolación del recinto, hacían coro con los gritos de dolor y rabia del guerrero, su corazón se iba desmoronando como las piedras de aquellas ruinas, que indiferentes y mudas lo contemplaban.

La tarde entró por la puerta y la noche poco después. Águila Nocturna no les hizo caso, pues estaba sumido en el dolor. Por fin, se quedó dormido en un sueño intranquilo.

250