Página:Daany Beédxe.djvu/247

Esta página ha sido corregida


labrado a base de un sistemático estudio y una profunda comprensión, de todo lo que sus antepasados habían logrado en su milenario acenso en la escala animal; ya que todos venían de una sola civilización continental y milenaria. Todo cuanto nos rodea, fue creado y recreado por nuestros antepasados, por los venerables y sabios, los Viejos Abuelos toltecas.

Nosotros —señaló el hombre—, ahora estamos haciendo lo que nos corresponde: tratamos de ser lo mejor de nosotros mismos, nos esforzamos en alcanzar el grado de "ser humano" y tratamos de florecer nuestro corazón, a través de la sabiduría de “La Serpiente Emplumada”, en este sagrado recinto, donde en cientos de atados de años, los guerreros han aprendido a ser "Hombres Verdaderos" en busca de La Libertad Total.

Tienes que recuperar tu propio rostro, y con ello recuperar también tu "corazón verdadero", ese que a lo largo de toda tu vida, haz ido esculpiendo; esa piedra preciosa que ha limado sus aristas cortantes, que ha adquirido una bella forma y que esta pulida con la paciencia, la sabiduría y el amor. La piedra preciosa que llevas en tu interior.

Haz llegado a nosotros en forma misteriosa y gracias a tu poder personal, pudiste traspasar la barrera energética del muro de la serpiente y llegaste directamente a "La Piedra de Poder de la Serpiente Emplumada".

Nosotros te ayudaremos a que vuelvas a tener un rostro propio y un corazón verdadero. Pero esta difícil tarea es estrictamente personal, es tu desafío de Guerrero. En este lugar podrás iniciar tu camino de regreso. Primero tienes que recuperarte, pues recibiste la descarga de un rayo, esto a un hombre común le hubiera costado la vida. Como eres un guerrero y tienes un destino, sigues vivo. Ahora solo descansa.

Águila Nocturna pasó quince días restableciéndose. Todos los días era atendido por dos guerreras, que impecablemente le procuraban todo cuanto necesitaba. Conforme pasaba el tiempo Águila Nocturna se sentía mejor y al mismo tiempo, crecía la necesidad de regresar por

247