Página:Daany Beédxe.djvu/227

Esta página ha sido corregida


No lo digo, pero...
¿qué es lo que haré?
¿vivo frente al rostro de la gente?

¿Habré de erguirme sobre la tierra?
¿Cuál es mi destino?
Yo soy menesteroso,
mi corazón padece,
Tú eres apenas mi amigo
en la tierra, aquí.

¿Cómo hay que vivir al lado de la gente?

¡Vive en paz
pasa la vida en calma!
Me he doblegado,
sólo vivió con la cabeza inclinada
al lado de la gente.
Por esto me aflijo,
¡soy desdichado!,
he quedado abandonado
al lado de la gente en la tierra.
Ha venido a crecer la amargura,
junto a ti y a tu lado, Dador de la Vida."

Habían pasado tres años, la piel de Águila Nocturna se había curtido con la sal y el sol marino. Su cabello estaba ligeramente rojizo. En ese tiempo se había logrado ganar un sitio en el pueblo y era ya un excelente pescador. La lengua la dominaba a la perfección y si no fuera por su diferencia física, podría pasar como un nativo del lugar.

Por fin llegó el gran acontecimiento, los padrinos de Serpiente Marina fueron a pedir la mano de Estrella de la Mañana, acompañados de una mujer anciana del pueblo, que tenía el oficio de "pedir" doncellas. La embajada llegó con maíz, pescado seco, chocolate y una manta de algodón. La mujer fue escuchada con atención y respeto, por

227