Página:Daany Beédxe.djvu/188

Esta página ha sido corregida


El asombro ante lo inconmensurable, permite que el Espíritu se manifieste. Cientos de atados de años y miles de Guerreros de la Muerte Florecida, han hecho de este lugar un monumento a la fuerza del Espíritu humano. Solo la férrea voluntad decantada de los antepasados, la conciencia de sí mismos y el conocimiento ancestral del ser humano, pudieron lograr esta maravilla, que apunta a lo inconmensurable y maravilloso de las posibilidades de la existencia humana.

DAANY BEÉDXE es un mensaje permanente, de que la fuerza del Espíritu del ser humano pude trascender la limitada materia que le contiene por breve tiempo. Ha podido dejar en las piedras el testimonio perenne de que la materia está al servicio del Espíritu y que solo es un medio. Cada piedra que está aquí, fue traída de distancias lejanas, y subida a doscientos cuarenta cuerpos de altura, y tallada y ensamblada en un proyecto, que en conjunto, alienta la lucha por la verdadera libertad del ser humano.

Este maravilloso prodigio que realizaron los sabios toltecas, lo mismo en los desiertos, que en las selvas o en las montañas. Donde afanosamente movieron cantidades increíbles de tierra y tallaron millones de piedras, para construir un puente entre lo humano y lo divino, entre lo inconmensurable y lo terreno.

DAANY BEÉDXE representa un portentoso esfuerzo humano, que es un testimonio de la voluntad de ser y trascender de Los Viejos Abuelos, un símbolo de la aspiración más genuina de la condición humana. La talla de cada una de estas piedras, representa la talla del Espíritu de un pueblo, que ha buscado permanentemente desde remotos tiempos, su aspiración más genuina y profunda, trascender el Ser, el camino hacia la Libertad Total. DAANY BEÉDXE es testimonio del Espíritu del Guerrero a través del tiempo.

Águila Nocturna desde lo más alto de su lugar, en la pirámide Sur, se desprendía de las limitantes de su materia y remontaba el vuelo del Espíritu. Por las tardes, detenía sus pensamientos y dejaba que la luz del atardecer penetrara por sus ojos y se expandiera, inundando sus

188