Página:Daany Beédxe.djvu/187

Esta página ha sido corregida


radica su verdadero potencial. Cuando el Guerrero de la Muerte Florecida, puede hacer suyo el "Intento", podríamos suponer, que en principio tiene ganada gran parte de la Guerra Florida.

Las tardes ejercían una fascinación muy especial en Águila Nocturna. No sabía sí el valle influía en la Montaña Sagrada o ésta influía en el valle, pero lo cierto era que el sitio resultaba un lugar extraordinario, un lugar de poder.

Cuando el Águila de los dardos de fuego, empezaba su lenta carrera al inframundo para luchar con la oscuridad, los atardeceres se convertían en algo portentoso que conmovían sus sentimientos. La luminosidad era algo maravilloso, que contagiaba al espíritu y lo invitaba a salir de sus profundidades. Por algún misterio que está lejos de las posibilidades del entendimiento humano, DAANY BEÉDXE es un lugar excepcional y asombroso. La luz se vincula con el Espíritu y cobra una dimensión, que está fuera de las posibilidades que ofrece la limitada racionalidad. La misma montaña, el valle, el amplio y transparente espacio que cobija a DAANY BEÉDXE, así como las cadenas montañosas que lo circundan, propician que la conciencia de Ser, despierte de su letargo.

DAANY BEÉDXE con su gran plaza, sus edificios centrales y los que están a sus costados, es una gran maqueta del valle. El cerro donde está construido representa los edificios centrales, la plaza el valle, y las montañas que rodean al valle los edificios que están a los costados. En conjunto, lo que se siente, en la Montaña Sagrada del del Jaguar es “equilibrio”. Equilibrio, entre el mundo exterior y el mundo interior. Este equilibrio permite sentir el contacto entre el cielo y la tierra. Pareciera que en lo más alto de las pirámides, el cielo está al alcance de lo humano. Este impresionante equilibrio entre la materia y el espíritu los siente el cuerpo energético y exalta la conciencia. Las inmensas masas de materia que han sido trabajadas en el conjunto, permiten que el espíritu humano se mantenga atento al milagro de la vida y de la conciencia.

187