Página:Daany Beédxe.djvu/180

Esta página ha sido corregida


forman la unidad. Si en la vida de las comunidades del valle, lo femenino y la mujer ocupan la mitad de la tierra y otro tanto del cielo; ya que está presente en la religión, como en la administración y en la familia, cómo ha de ser diferente entre nosotros. En ese sentido el Águila no se fija en los sexos para ofrecer la mínima oportunidad de lo inconmensurable. Es más, en los equipos de guerreros que se arman para librar la última Batalla Florida sobre la Tierra, el número de mujeres es mayor, que el de los hombres.

En una caminata que hicieron el Maestro y su alumno a la Sierra Norte, llegaron a las orillas de una pequeña laguna, que la conocían como La Laguna Encantada. Después de algún tiempo, el maestro le pidió al alumno que detuviera sus pensamientos y se sentara en una gran piedra que estaba a la orilla del agua, para después, pedirle que se agachara y le dijera qué veía. Águila Nocturna realizó el ejercicio y al agacharse y ver el agua, encontró su imagen, que se movía levemente por efecto del agua. ¿Qué ves? preguntó el maestro. Mi imagen, contestó el muchacho. ¿Pero, qué más ves? insistió el maestro. Águila Nocturna se dejó ir en la imagen. Entonces se empezó a ver desde la imagen hacia la superficie. Se alcanzaba a ver, sentado en la piedra mirando para abajo. Cuando sus ojos miraron a un pino cercano, se vio y se sintió el pino, después fue una nube y después brevemente una ave que cruzó volando la laguna. De pronto estaba de nuevo sobre la piedra mirando el reflejo del agua.

Si tú eres una carga de energía, añadió el maestro. ¿Qué eres en verdad? Un pino, una nube, una ave o eres un puñado de ideas. Como te he dicho, Los Abuelos Toltecas nos enseñaron que el camino a lo inconmensurable, comienza con el movimiento del punto de ensamble de la energía del huevo luminoso. También sabes que este movimiento depende de la energía que tenga disponible el huevo luminoso y que el gasto mayor de energía, lo tenemos al sostener el punto de ensamble; que no es otra cosa que la imagen que tenemos de sí, o lo que llamamos, importancia personal, que su otra cara es la compasión por uno mismo.

180