Página:Daany Beédxe.djvu/174

Esta página ha sido corregida


guerrero tolteca en cambio, sabe que cuando alguien se aferra a algo, se hunde y arrastra a los abismos de la estupidez humana, el objeto de su obsesión.

Debes prepararte muy bien, porque está cercano el día que partirás de la Montaña del Jaguar y tendrás que poner en práctica todo lo aprendido aquí. Precisamente ese es el motivo de mi visita. Me encuentro en un dilema que no puedo resolver acerca de tu enseñanza.

Recuerda que cuando eras niño, "La Fuerza" me guío hasta tu pueblo, para poder encontrarte y señalarte el camino. Pues bien, hasta este momento lo has hecho inmaculadamente, como nadie en DAANY BEÉDXE, has trabajado con absoluta entrega y con una férrea disciplina. La tradición de Los Viejos Abuelos dice que tienes que integrarte a un equipo de guerreros, para prepararte para la batalla final de tu Guerra Florida. Sin embargo, a lo largo de tu enseñanza, ha habido señales y augurios de que tú camino es diferente; cosa que en verdad no entiendo y por ello necesitamos consultar a "La Fuerza". Mañana es el equinoccio de primavera y usaremos una técnica muy antigua que nos enseñaron Los Viejos Abuelos. Mañana a medio día le pediremos ayuda a los astros para que "La Fuerza" nos instruya a través del juego de pelota, sobre lo que debemos hacer.

Águila Nocturna preguntó, —Venerable maestro, en Hilera de Casas me enseñaron que los astros son una vía de conocimiento para los seres humanos, pero que ellos eran indiferentes y distantes a las personas. Por lo que no entiendo como los vamos a consultar. El Maestro tomó asiento en el petate que estaba en el corredor y dijo:

Es verdad lo que tus maestros te enseñaron, pero no olvides que estás en DAANY BEÉDXE y que somos Guerreros de La Libertad Total y no habitantes del valle. La Montaña Sagrada del Jaguar es un lugar abstracto, un lugar por excelencia del "no hacer", un sitio de poder. Aunque en el valle tienen algunas cosas parecidas a DAANY BEÉDXE, estas son en la forma y no tanto en el fondo, esa es la diferencia. Desde que estabas en La Casa de los Jóvenes, aprendiste el "juego de

174