Página:Daany Beédxe.djvu/173

Esta página ha sido corregida


De esta manera el capullo luminoso, entra en contacto directo con la inmensidad de cargas energéticas que conforman su entorno, sin el decodificador de la razón, adquiriendo conocimiento y poder. El "no hacer", es la tercera técnica. Los habitantes del valle, siempre "hacen" de manera inconsciente, lo que los hace ser como son; por decirlo de otra forma, "su ser cotidiano". Los guerreros en cambio, siempre se mantienen atentos y en guardia; siempre procuran actuar de manera no acostumbrada y usan toda su conciencia, lo que les permite percibir el mundo de manera más intensa y total.

Para trabajar en estos tres edificios, necesitarás de inmensas cantidades de fuerza interior, sobriedad y paciencia. Por eso los guerreros deben ser seres capaces de la máxima disciplina y mayor control sobre sí mismos. De momento te puede parecer tremendamente difícil o casi imposible lo que tienes que hacer, pero lo que se requiere es fuerza interior y decisión. Todo comienza con un solo acto, que tiene que ser premeditado preciso y continuo. El guerrero escoge el primero, que debe ser el más sencillo y menos difícil de lograr. Cuando este acto se lleva a cabo por un período de tiempo largo, el guerrero pasa a otro acto, y después a otro más, hasta que adquiere un sentido de intento inflexible, que puede ser aplicado a cualquier cosa, cuando se logra el intento inflexible, el camino es más transitable, porque el intento inflexible necesariamente produce el silencio interno de nuestra razón y este silencio, nos conduce a la fuerza interna necesaria para poder mover el lugar en donde se ensamblan las energías en el huevo luminoso, que es la puerta a lo inconmensurable y milagroso de la existencia humana.

Una mañana llegó Serpiente de Estrellas a la casa de su alumno quien tejía una red para cargar, en las caminatas energéticas que realizaba en la Sierra Norte. Al ver lo que hacía el muchacho, le dijo:

Gracias a la muerte, el guerrero sabe que no se puede aferrar a nada. Como es un hombre desapegado, no posee nada más de lo que puede cargar. El ser humano del valle, entre menos evolucionado sea su espíritu, más apegado vive a los cosas materiales de la vida. Un

173