Página:Daany Beédxe.djvu/145

Esta página ha sido corregida


equipos de guerreros y los nueve guerreros del cielo. Estos cuatro lugares, que están en la cima de los cerros, fueron escogidos por los Viejos Abuelos toltecas. En cada uno de ellos, Los Guerreros del Espíritu tienen que realizar sus complejas, sofisticadas y difíciles tareas, para ganar su Guerra Florida.

Ya te dije, DAANY BEÉDXE no es una ciudad o un templo. Aquí reside uno de los puntos energéticos más importantes de nuestra Madre Querida, aquí el ser humano se enfrenta a lo inconmensurable, en el mejor de los sentidos, es un lugar sagrado. Por esto, te parecerá en principio que DAANY BEÉDXE está deshabitada. Es más, para los ojos de cualquier hombre común, tal vez la vería desierta; porque nosotros ya no somos como ellos, seguramente nos percibirían como fantasmas, pero ese no es el caso. Lo cierto es que mientras te inicias en el camino de "flor y canto", solamente me verás a mí; pero debo recordarte sin embargo, que cuando llegaste, los Cuatrocientos Guerreros te recibimos, lo que te indica que en algunas ocasiones muy especiales, todos los guerreros participamos en actividades conjuntas. Los queridos hermanos de La Tierra del Gemelo Precioso, te proveerán de lo necesario; su impecabilidad consiste en que jamás los verás.

Veo que escogiste un lugar extraordinario. Tal parece que tú energía está a tono con este lugar las palabras del maestro eran justas y exactas. Águila Nocturna no lo había pensado pero, se sentía perfectamente en ese lugar, como si fuera el lugar de toda su vida.

Tenemos que iniciar nuestros trabajos, sígueme.

El anciano y el joven se dirigieron a la cima de la montaña y entraron por la puerta principal. Se encaminaron a un edificio que está en la parte Sur Oriente, subieron las escalinatas y antes de entrar, el maestro se dirigió así a su pupilo:

—Aquí iniciamos nuevamente. Tendrás que cerrar los ojos y tomarte de mi mano, te guiaré al interior del recinto y ahí te daré las siguientes instrucciones. Águila Nocturna cerró los ojos y se dejó conducir por su maestro. Sintió inmediatamente que doblaron a la derecha, después de

145