Página:Daany Beédxe.djvu/144

Esta página ha sido corregida


No supo cuánto tiempo deambuló por esas veredas que estaban al costado Oriente de la montaña sagrada, lo cierto es que de repente despertó acostado en un petate en una casita de adobe. Era una habitación muy pequeña, con una puerta que daba hacia el Oriente. Afuera tenía un pequeño corredor techado y se encontraba en una saliente de la montaña, lo que le daba una excelente vista del pueblo de La Tierra del Gemelo Precioso. Al fondo quedaban unos inmensos cerros, que por las tardes atrapaban en su masa, a la luz y sus maravillosos colores.

Águila Nocturna se dio cuenta que en el otro extremo de la habitación, estaba sobre un petate unos platos con alimentos y un cántaro con agua. Comió y salió al corredor, entre los troncos del techo encontró dos hamacas, las colocó y se recostó a esperar.

Por la tarde llegó su Maestro y Águila Nocturna le preguntó el por qué no veía a los habitantes de la montaña sagrada y el anciano le contesto:

—DAANY BEÉDXE no es un lugar de hombres comunes y actos comunes, aquí es donde se expresa el Espíritu del ser humano y su lenguaje es a base de "flor y canto", su sentir se expresa en actos; actos inmaculados de gran belleza y templanza. DAANY BEÉDXE es un lugar muy especial, por lo que los actos de los guerreros que viven aquí, tienen que ser muy especiales. Nada de lo que veas y atestigües en la Montaña Sagrada, es parecido a lo que tú viviste en el Valle. Para estar en equilibrio con DAANY BEÉDXE, uno tiene que actuar impecablemente. Para lograr la armonía en DAANY BEEDXE, que es un inconmensurable misterio... ¡uno tiene que convertirse, en un misterio más!

Como te dije, aquí viven los cuatrocientos Guerreros del Sur. DAANY BEÉDXE está compuesto de cuatro núcleos generadores, uno en cada montaña. Cada uno tiene un fin determinado, por decirlo de alguna forma, son cuatro diferentes escenarios de una misma batalla. Cuatro elementos y el quinto es el ser humano, organizado en 23

144