Página:Daany Beédxe.djvu/143

Esta página ha sido corregida


construyó este recinto, fueron traídas en un principio de un lugar distante, del otro lado del Valle. DAANY BEÉDXE representa la voluntad de Ser y Trascender de nuestros Viejos Abuelos, es la fuerza del espíritu humano en busca de lo milagroso. —la luz empezaba a desplazar a la obscuridad—. Abajo en el valle, la vida iniciaba. Algunas nubes habían quedado atrapadas al pie de la sierra Norte. Águila Nocturna, tendrás que compartir con nosotros un tiempo este lugar, cuando termines la enseñanza te ausentarás para llegar nuevamente y partir, esa es la norma, ese es el acuerdo. Ahora vamos a recibir al sol, que emerge victorioso de la región de la muerte, de la materia, de la obscuridad, de la ignorancia. Y diciendo esto, el sol empezó a salir de entre las montañas, por donde está La Ciudad de los Muertos.

Como un disco en llamas, emergía lentamente entre una atmósfera de un naranja pálido. El majestuoso astro desprendía energía, que vitalizaba a la tierra y a la atmósfera, daba la impresión de que poco a poco vencía a las fuerzas de la obscuridad, que rápidamente se replegaban al poniente. Cuando el sol despegó de la tierra, —Serpiente de Estrellas dijo. Es momento de llevarte a lo que será tu casa, vámonos.

Caminaron hacia la parte Sur y salieron por el costado Oriente de la gran pirámide. Cuando llegaron a una construcción que está en la parte posterior a la pirámide, Serpiente de Estrellas le dijo al aspirante:

—Es la costumbre que el recién llegado, primero viva hacia el Oriente. Posteriormente, según su energía, pasara a vivir al Norte o al Sur, para finalmente vivir en la parte Poniente. Allá abajo existe un lugar para ti, busca tu sitio y ya sea que construyas una choza o encuentres una abandonada que te ajuste, esa es tu elección. Mañana estaré aquí por la mañana.

Águila Nocturna se quedó parado largo tiempo en el lugar en que lo dejó su maestro, después empezó a caminar sin rumbo fijo, en su mente no habían ideas, solo caminaba sintiendo gusto en el hacerlo, sencillamente por el placer de caminar, sin ninguna idea o pensamiento que lo justificara.

143