Página:Daany Beédxe.djvu/127

Esta página ha sido corregida


encuentro de los principios opuestos y complementarios. Sitio donde La Serpiente Emplumada inicia el vuelo. Lugar donde el guerrero alcanza la categoría de ser celeste, por la elevación interior. Posición donde el Águila otorga la oportunidad de perpetuar la conciencia. La eternidad, la libertad total del espíritu.

En cuanto inicies este camino, nada será igual. Todo el mundo de tus afectos y pasiones, se convertirá en polvo. Las águilas vuelan solas en las alturas. En este camino, debe estar uno, mortalmente seguro de sí mismo. Sin miedo y sin ambición. Solo los guerreros de la Batalla Florida, pueden sobrevivir a esta prueba.

Por eso a los Viejos Abuelos toltecas se les conoce como los "Artistas del Espíritu"; porque su arte es buscar el equilibrio, entre el terror de ser hombre, y la maravilla de ser hombre."

Águila Nocturna inició el camino, a sus espaldas estaba el sol naciente; frente a sus ojos, esa misteriosa montaña de la que nadie pronuncia su nombre. Desde que era adolescente, recordaba; que ni sus padres, parientes, maestros o amigos, le hablaron sobre esta misteriosa montaña. En su pueblo estaba prohibido mirarla, acercarse o hablar de ella. Era como el sol, todos sabían que estaba ahí, pero nadie se atrevía a mirarla.

El camino era una línea recta hasta la base de la montaña, después ascendía de izquierda a derecha. Águila Nocturna observo que el camino era antiquísimo.

En cuanto comenzó el ascenso, escucho que una voz femenina, agudizó el oído y descubrió la voz de su madre, que le imploraba que regresara. Siguió caminando y apareció un jaguar, que agazapado lo esperaba listo para saltar sobre él, desde una gran peña a la orilla del camino. Siguió su paso inmutable Águila Nocturna, cuando el felino salto, se convirtió en tenue brisa mañanera. En breves minutos el joven estaba a la mitad de la montaña sagrada. El sol empezaba a trepar hacia el cenit, cuando llegó a una plataforma de un cuerpo de altura, que tenía cuatro escalerillas por sus costados, de cuatro

127