Página:Daany Beédxe.djvu/109

Esta página ha sido corregida


esperaran para siempre. Ya no podrás regresar. Sentenció el hombre de negro.

Águila Nocturna fue llevado al interior de una profunda caverna, que estaba en el patio principal de una plaza en el conjunto norte del recinto. Con un ceremonial impresionante, en el que intervinieron cuarenta personas, entre sacerdotes, músicos y guerreros; se levantó una inmensa y pesada loza, que cubría la entrada. Lo acompañaron cuatro hombres, cada uno pintado respectivamente de negro, rojo, azul y blanco. Quienes llevaban un escudo y una lanza en la mano izquierda y en la derecha una antorcha. El camino estaba lleno de gruesas columnas que sustentaban la techumbre, entre columna y columna estaban ofrendas antiquísimas, más adelante empezó a ver esqueletos. En los muros estaban gravados códigos de grecas que se repetían sucesivamente. Cada vez que se adentraban en la gruta, el calor y los olores se tornaban más pesados; el piso estaba húmedo y lleno de animales ponzoñosos.

Después de cinco horas de camino, pasando por estrechos túneles y amplias galerías, llegaron a una inmensa sala, que tenía treinta cuerpos de una circunferencia irregular y una altura, en la parte más alta, de veinticinco cuerpos. Con la luz de las antorchas, las estalactitas y estalagmitas, así como las rocas, creaban una visión sobrecogedora del lugar. En la parte central estaba una roca a manera de altar. Uno de los cuatro hombres sacó de su red un incensario, poniendo a quemar copal. El hombre de blanco le entregó un guaje con agua, una antorcha apagada y una encendida y le dijo a Águila Nocturna:

—"Tendrás que quedarte sólo aquí por diez días. Deberás desprender de tu cuerpo todas las ideas que tienes de ti mismo, y llegar al silencio interior. Hasta que no tengas ningún pensamiento, hasta que seas un puñado de huesos, hasta que te conviertas en una roca más. Te dejamos muy poca agua, cuídala, porque perderás la noción del tiempo. Por ningún motivo debes de moverte de este lugar. Pase lo que pase, veas o escuches lo que sea, "tú lugar es el centro". En esta piedra muchos guerreros como tú, velaron su más poderosa

109