Página:Daany Beédxe.djvu/106

Esta página ha sido corregida


La ceremonia continúo hasta media noche. La música y la danza unían al pueblo con la inmensidad de la bóveda celeste y las estrellas. La energía que producían, subía en espiral y lograba, que el cielo y la tierra se besaran.

Águila Nocturna escuchaba a lo lejos el sonoro ritmo de los tambores. Se encontraba recluido en el templo de La Casa de la Medida por orden del Supremo Consejo, quien por mayoría había decidido que el joven tendría un camino diferente. Serpiente de Fuego había logrado demostrar, que Águila Nocturna debía proseguir sus estudios.

A la mañana siguiente, el Supremo Consejo mandó a llamar a Águila Nocturna y a su tutor. Al joven se le informó de la decisión y le ordenaron a Serpiente de Fuego, llevar primero al muchacho a "Las Grandes Aguas" y Después a Mictlán, "La Ciudad de los Muertos", según la tradición, a que hiciera la prueba de su templanza; y si la aprobaba, entonces que lo condujera hasta la puerta de DAANY BEÉDXE, La Montaña del Jaguar y regresara al Valle de Etla, a dar cuenta de la tarea encomendada.

De inmediato se hicieron los preparativos para el viaje. Cinco días después Serpiente de Fuego y su alumno salieron hacia "Las Grandes Aguas". Llevaban cada uno como bastimento; una cobija gruesa de algodón, un guaje para el agua, una red con tortillas, chapulines y chocolate. Caminaron hacia el sur, hasta terminar el Valle del Campo de las Flores de Maíz. Después iniciaron el ascenso a la cordillera, cuando llegaron a la parte más alta Serpiente de Fuego; como era la tradición, le vendó los ojos al joven e iniciaron el descenso. El maestro tenía que guiar al alumno y describirle todo cuanto veía en el camino. Los cambios se dieron cuando llegaron a la media montaña y a la costa, lugar en el que nunca había estado Águila Nocturna. Pacientemente el maestro le describía al alumno de manera detallada, todas las plantas, animales y paisajes, que iban encontrando a su paso. Pero lo más espectacular e impresionante fue cuando llegaron a la playa. La excitación del alumno creció al límite, cuando

106