Página:Cuentos y cronicas.djvu/69

Esta página ha sido corregida


Los cerezos florecían, y eníre sus ramas alegres se divisaba un monte azul.