Abrir menú principal

Página:Cuentos clásicos del norte (Segunda serie).djvu/44

Esta página ha sido corregida
33
Rip Van winkle

de Antony's Nose.[1] Yo no podría decirlo; lo que sé es que nunca regresó.

—¿Dónde está Van Búmmel, el maestro de escuela?

—Se fue también a la guerra, se convirtió en un gran general y está ahora en el congreso.—

El corazón de Rip desfallecía al escuchar tan tristes nuevas de su patria y de sus amigos, y encontrarse de repente tan solo en el mundo. Las respuestas le impresionaban también por el enorme lapso de tiempo que encerraban y por los temas de que trataban y que él no podia comprender: la guerra, el congreso, Stony Point. No tuvo valor de preguntar por sus otros amigos, pero gritó con desesperación:

—¿Nadie conoce aquí a Rip Van Winkle?

—¡Oh, seguramente! Rip Van Winkle está allí recostado contra el árbol.—

Rip miró en la dirección indicada y pudo contemplar una exacta reproducción de sí mismo como cuando fué a la montaña; tan holgazán como él, al parecer, e indudablemente harapiento al mismo



____________________

  1. Algunas millas arriba de Stony Point se encuentra el promontorio de Anthony's Nose (La naris de Antonio). Si hemos de dar crédito a Díedrich Knickerbocker, este promontorio fué llamado así en memoria de Anthony Van Córlear, trompeta de Stúyvesant. "Debe saberse que la nariz de Anthony el trompeta era de tamaño muy desarrollado, elevándose atrevidamento en su rostro como una montaña de Golconda. . . . Ahora, sucedió que cierta brillante mañana muy temprano, habiendo lavado cuidadosamente su voluminoso semblante el buen Anthony, estaba inclinado sobre el entrepaño de la galera contemplándose en las claras ondas. En este preciso momento el ilustre sol, rompiendo en todo su esplendor detrás de un alto risco de las montañas, lanzó uno de sus rayos más fulgentes sobre la bruñida nariz del trompeta; y la refracción de este rayo cayendo directamento al fondo del agua como ardiente proyectil fué a matar a un enorme cocodrilo oue se solazaba cerca del buque. . . . Cuando este prodigioso milagro llegó a oídos de Péter Stúyvesant, le causó... extraordniaria maravilla; y como monumento a tal suceso, dió el nombre de Anthony's Nose a un macizo promontorio de las cercanías que ha continuado llamandose asi desde aquellos tiempos." History of New York, libro VI, capitulo IV.