Abrir menú principal

Página:Cuentos clásicos del norte (Segunda serie).djvu/43

Esta página ha sido corregida
32
Cuentos Clásicos del Norte

habitante del lugar y un vasallo leal de su majestad, a quien Dios bendiga!—

Aqui estalló una protesta general de los concurrentes.

—¡Un conservador! ¡un conservador! ¡un espía! ¡un emigrado! ¡golpe con él! ¡afuera!— Con gran dificultad pudo restablecer el orden el pomposo caballero del sombrero de tres picos; y, asumiendo tal gravedad que produjo diez arrugas por lo menos en su entrecejo, preguntó de nuevo al incógnito criminal el motivo que le traía y a quién andaba buscando por el pueblo. El pobre hombre aseguró humildemente que no tenía proyectos subversivos sino que venía simplemente en busca de algunos de sus vecinos que acostumbraban parar en la taberna.

—Bien, ¿quiénes son ellos? Nombradlos.—

Rip meditó un momento e inquirió luego:— ¿Dónde está Nicholas Védder?—

Hubo un corto silencio, hasta que un viejo replicó con voz débil y balbuciente:

—¡Nicholas Védder! ¡Vaya! ¡Si murió y está enterrado hace dieciocho años! Una lápida de madera daba razón de él en el cementerio de la iglesia, pero se gastó también y ya no existe.

—¿Dónde está Brom Dútcher?

—¡Oh! se fué al ejército al principio de la guerra; algunos dicen que murió en la toma de Stony Point;[1] otros que se ahogó en una borrasca al pie


____________________

  1. Sobre el Hudson. Esta fortaleza es famosa por el atrevido asalto del "loco" Anthony Wayne, el 15 de julio de 1779.