Abrir menú principal

Página:Cuentos clásicos del norte.djvu/51

Esta página ha sido validada
31
El Escarabajo de Oro

— La tiene.
— En tal caso, Legrand, no puedo prestarme a proceder tan absurdo.
— Lo siento, lo siento mucho; porque tendremos que ensayarlo solos.
— ¡Ensayarlo solos! ¡Este hombre está loco seguramente! Pero ¡aguardad! ¿Cuánto tiempo os proponéis ausentaros?
— Probablemente toda la noche. Saldremos en este instante y estaremos de vuelta al alba en todo caso.
— ¿Y me prometéis, por vuestro honor, que una vez satisfecha esta fantasía y resuelto a vuestra satisfacción el asunto del escarabajo, ¡gran Dios! volveréis a casa y seguiréis implícitamente mis consejos como si fuera vuestro médico?
— Sí; lo prometo; y ahora partamos inmediatamente porque no hay tiempo que perder. Acompañé a mi amigo con el corazón oprimido. Salimos a eso de las cuatro, Legrand, Júpiter, el perro y yo, cargando Júpiter con la hoz y las azadas que insistió en llevar él mismo, más por temor de dejar aquellos instrumentos al alcance de su amo que por exceso de actividad o complacencia, a lo que pude presumir. Su actitud era terriblemente suspicaz, y las palabras "condenado insecto" fueron las únicas que se escaparon de sus labios durante todo el trayecto. Por mi parte me había encargado de dos linternas sordas, mientras Legrand se contentaba con el escarabajo que llevaba atado al extremo del cordel de un látigo, haciéndolo girar a uno y otro lado con aires de hechicero con-