Abrir menú principal

Página:Cuentos clásicos del norte.djvu/33

Esta página ha sido validada
13
El Barril de Amontillado

dentro. Sólo respondió un repiqueteo de los cascabeles. Mi corazón se oprimió; sin duda la humedad de las catacumbas era la causa. Me apresuré a terminar mi labor. Forcé la ultima piedra hasta colocarla en posición, luego la aseguré con argamasa. Contra la nueva obra de albañilería elevé la trinchera de huesos. Por más de medio siglo ningún mortal los ha removido jamás.
¡In pace requiescat!