Abrir menú principal

Página:Cuentos clásicos del norte.djvu/239

Esta página ha sido corregida


UN DESCENSO POR EL MAELSTRÖM

Los métodos de Dios, tanto en las manifestaciones
de la naturaleza como en las de su providencia,
no se asemejan a los nuestros; ni los modelos
que forjamos corresponden en manera alguna a la
inmensidad, la sublimidad y la inescrutabilidad
de sus obras, más profundas aún que el manantial
de Demócrito
.


HABÍAMOS llegado a la cima de la roca más elevada. Durante algunos minutos pareció el viejo demasiado exhausto para hablar.

"No hace mucho," dijo al cabo, "que hubiera podido yo guiaros en esta ruta tan bien como el más joven de mis hijos; pero hace cerca de tres años que me ocurrió un incidente que jamás ha sucedido a mortal alguno, o por lo menos, el hombre a quien le aconteciera no ha sobrevivido para contarlo; y las seis horas de angustioso terror que sufrí entonces me destrozaron de cuerpo y alma. Vos me creéis un anciano; mas no lo soy. Menos de un dia fué necesario para cambiar en blancos estos cabellos que eran negros como el azabache, para debilitar mis miembros y aflojar mis nervios hasta el punto de que tiemblo al menor esfuerzo y me asusto de una sombra. ¿Imagináis














219