Abrir menú principal

Página:Cuentos clásicos del norte.djvu/211

Esta página ha sido corregida
191
El Crimen de la Rue Morgue

mañana. ¿Estáis dispuesto, por supuesto, a identificar la propiedad?"

—Seguramente que sí, señor.
—Sentiré separarme del animal,— dijo Dupín.
—No imagino que os hayáis tomado esta molestia en balde, señor. No podría esperarlo. Estoy dispuesto a recompensar el hallazgo del animal, es decir, una cosa razonable.

—Bien,— replicó mi amigo, —eso está muy bien, seguramente. ¡Dejadme pensar! ¿que pediré? ¡Oh! Voy a decíroslo. Mi recompensa será ésta. Vais a darme todos los detalles que sepáis acerca de esos asesinatos de la rué Morgue. —

Dupin pronunció las ultimas palabras en voz muy baja y con gran tranquilidad. Con igual mesura se adelantó también hacia la puerta, la cerró, y puso la llave en su faltriquera. Sacó luego una pistola de su pecho y la colocó sobre la mesa sin la menor precipitación.

El semblante del marinero se encendió como si le acometiera un acceso de asfixia. Levantóse y aseguró el garrote; pero un instante después se dejó caer sobre la silla, temblando violentamente y con aspecto mortal. No pronunció una sola palabra. Yo le compadecía desde el fondo de mi corazón.

—Amigo mío,— dijo Dupín en tono afectuoso,
—os alarmáis sin motivo, realmente. No intentamos haceros daño alguno. Yo sé perfectamente que sois inocente de las atrocidades de la rue Morgue. No negaré, sin embargo, que en cierto modo os encontráis complicado en ellas. Por lo