Abrir menú principal

Página:Cuentos clásicos del norte.djvu/138

Esta página ha sido corregida
118
Cuentos Clásicos del Norte

Pero ¡ved! ¡Entre la algazara de los cómicos,
 y desde los desiertos bastidores,
aparece arrastrándose una forma
 color rojo de sangre!
La forma se retuerce,
 se retuerce devorando a los bufones
que padecen angustias espantosas;
 y los querubes lloran
ante el monstruo que se goza en sangre humana.
• • • • • • •
Apáganse las luces.
 El drama ha concluído.
Sobre las temblorosas formas de la escena,
 con rapidez igual que una borrasca,
cae el telón: un paño funerario.
 Y los espíritus tristes y dolientes,
al levantar el vuelo,
 recuerdan que aquel drama trágico es "El Hombre,"
y su héroe se llama
 Gusano, el Vencedor.

"¡Oh, Dios mío!" sollozó a medias Ligeia, alzándose y levantando los brazos a lo alto con movimiento espasmódico, al terminar yo estas líneas. "¡Oh, Dios! ¡Oh, Padre divino! ¿Deberán estas cosas suceder así? ¿Nunca ha de ser vencido este vencedor? ¿ No somos carne y hueso de Ti mismo? ¿Quién, quién conoce los misterios de la voluntad en todo su poder? El hombre no es vencido por los ángeles, ni siquiera por la muerte completamente, sino en razón de la flaqueza de su frágil voluntad."

Entonces, exhausta por la emoción, dejó caer los blancos brazos, y se dirigió solemnemente hacia su lecho de muerte. Y cuando lanzaba sus últimos