Página:Cuentos clásicos del norte.djvu/137

Esta página ha sido corregida
117
Ligeia

A las doce de la noche en que Ligeia desapareció, llamándome perentoriamente a su lado con la cabeza, me pidió que recitara ciertos versos compuestos por ella misma no hacía muchos días. Obedecí. Los versos eran como sigue:

¡He aquí finalmente una noche de gala,
 después de los recientes años desolados!
Un tropel de ángeles, envueltos en velos,
 ahogados en llanto,
acude al teatro,
 para ver un drama de esperanza y miedo,
mientras suspira la orquesta
 la música infinita del espacio.
. . . . . . .
Bufones en lo alto con disfraz de dioses
 gruñen y murmuran agitándose
en continuo y veloz revoloteo.
 Son sólo títeres movidos
por seres poderosos e informes
 que cambian a su antojo el escenario
y hacen brotar al golpe de sus alas de cóndor
 ¡Invisible Dolor!
. . . . . . .
¡Oh, el drama abigarrado!
 ¡Estad seguros de que no lo olvidaréis!
Con su Fantasma siempre perseguido
 por una muchedumbre que jamás lo alcanza,
siguiendo el mismo eterno círculo
 que conduce al punto de partida;
un drama de Locuras y Maldades
 y que tiene al Horror por desenlace.
. . . . . . .