Página:Comunicación.djvu/46

Esta página ha sido corregida


como más resistentes y naturalmente más baratas que las maderas importadas.

Vemos el día poco lejano en que no solamente las maderas extranjeras no pasarán por las aduanas argentinas, sino que por el contrario, exportaremos al extranjero nuestras ricas maderas de ebanistería, de tintura y construcción, como ya lo hacemos con el Quebracho.

Los principales obstáculos que hemos tenido hasta hoy, para poder exportar nuestras maderas, han sido: de una parte la falta de vías de comunicación y de otra el pésimo acondicionamiento de ésta y que por falta de capitales no tenemos el tiempo de dejar secar.

La construcción del canal proyectado asegura á la madera un trasporte fácil, á la par que el progreso en la ciencia proporciona los medios de ponerlas en condiciones de ser presentadas en los mercados extranjeros. Mediante la electricidad se puede hoy, en poco tiempo, secar las maderas más duras; siempre por medio de la electricidad se pueden volver imputrescibles é ignífugas las maderas mas blandas. También por el mismo procedimiento puede dárseles los colores más variados.

Los aserraderos y las fábricas que se instalen sobre el canal proyectado, no tendrán más que proveerse de un dinamo, de algunos cubos y secadores para poder en dos meses de tiempo, entregar la madera tan seca como si hubiese quedado 20 años bajo techo.