Página:Comunicación.djvu/25

Esta página ha sido corregida


por las maderas duras, representadas por los quebrachos colorados y blancos, los lapachos, el ñandubay, el urunday, las moreras, los güayacanes, los laureles, la tipa, los valiosos y enormes cebiles colorado y blanco, etc.

Segunda: Los terrenos de aluvión antiguo, no inundables, menos cargados de sales y más arenosos y por consiguiente más permeables que los precedentes. Estas tierras pueden dividirse en dos secciones, según la antigüedad del aluvión; la primera es el dominio casi exclusivo del palo santo; en la segunda se encuentran los algarrobos, timbó colorado, el mistol, la brea, el vinal, el simbol y un sinnúmero de cactus.

Tercera: Los terrenos de aluvión más moderno caracterizados por la presencia del chañar y algunas otras leguminosas, mimosas, malvaceas y varias clases de palmas, entre las que predomina la copernicia cerífera, que alcanza hasta 18 metros de altura.

Cuarta: Los terrenos bajos, ricos en materias orgánicas, provenientes de los aluviones en estado de formación. Estos terrenos están poblados de palmas, de inmensos zarzales y cañaverales, y de todas las plantas propias á los terrenos constantemente húmedos.

Esta distribución no está sujeta á límites absolutos; el Palo Santo, los Quebrachos, los Algarrobos, etc., con frecuencia abandonan los límites indicados para mezclarse con especies