Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/760

Esta página ha sido corregida
—376—

dentor, no permitió se hiciesen los regocijos públicos que correspondían, para festejar esta estrena, como el referido año de 1680. Véase el cap. 4º de este tratado.

Mas no podemos terminar este capítulo sin dar solución á un problema, que con ocasión del estreno de la Catedral se ha propuesto con mucha frecuencia en las tertulias y corillos de este vecindario, y se ha defendido con calor, ya por uno, ya por otro lado. Este es, si la Catedral nuevamente acabada y estrenada, es mejor que la que concluyó y dedicó el año de 1680: ó por el contrario. Ya se ve que en esta cuestion todos los viejos han de estar por la antigua basílica; pues no hay quien los persuada que en estos tiempos hay cosa mejor que en los pasados: ni han sido bastantes para desimpresionar à muchos de la preocupacion en que viven, de que lo que ignoraron sus padres ó sus maestros es osadia quererlo saber, las repetidas invenciones y adelantamientos que han hecho en las artes los que sin detenerse en dichas preocupaciones han emprendido adelantar á sus mayores. Si no fuera por este medio, cuándo hubiéramos visto en Guatemala las finisimas muselinas que compiten con las inglesas, las graciosas panas, las bien matizadas caniculas, que se han admirado en estos tempos? cuándo hubieramos tenido los muebles de embutidos, tanto ó mas curiosos que los que nos vienen de Europa? Por el lado contrario, los jóvenes y gente moza, por lo comun, son partidarios de la nueva iglesia; pues cada uno quiere que su tiempo sea el mas culto. Pero si hemos de decir verdad, unos y otros estan engañados; pues como en materias morales los estremos siempre se apartan de la virtud, asi en materia de crítica se desvian de la verdad.

Hablando, pues, desapasionadamente, debemos decir que la Catedral antigua tenia cosas mejores que la nueva; y esta las tiene mas apreciables que aquella. Es indisputable que la antigua es de mucha mas estensión que la nueva; pero es igualmente claro, que esta, aunque menos grande está mas desembarazada, y da mucho mayor hueco para la asistencia, que no la otra que se hallaba ocupada con el coro. La antigua en sus grandes capillas daba espacio para la celebración de muchas