Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/705

Esta página ha sido corregida
—321—

co leguas de territorio, que le están concedidas por la citada cédula de 1º de Junio de 1760: todo consta de real despacho de 28 de Noviembre de I766. Mas esta cédula, tan satisfactoria para el Cabildo, no tuvo el efecto que parece debía tener; pues pocos años después se restablecieron las dos Alcaldías Mayores de Chimaltenango y Sacatepequez, en la forma que se habian erigido antes, y asi están hasta el día.

A mas del Alcalde Corregidor del Valle, administraban justicia en él, en ciertas causas, los Alcaldes de la Hermandad, que se elegían cada año el dia 1º de Enero por el Cabildo. Habia también tres Jueces Repartidores, con salario de 500 pesos cada uno, á cuyo cargo corría la distribución de los indios á las haciendas. Se establecieron estos jueces desde los tiempos inmediatos á la conquista, en que habiendo traído de España el Tesorero de esta real caja, Francisco de Castellanos, la semilla de trigo, para que no fallasen operarios que cultivasen las tierras de pan llevar, se encargó á estos jueces que cada semana fuesen á los pueblos de su juzgado, y dejando las tres cuartas partes de los indios para que atiendan á los negocios del pueblo y á proveer sus casas de lo necesario, la cuarta parte se repartiese en las labores circunvecinas: también estaba a cargo de estos jueces cuidar se les pagase en su propia mano y se les hiciese todo buen tratamiento. Fuera de éstos, había Jueces de Milpas, los que desde luego se establecieron por motivo de la real cédula de 20 de Enero de 1553 (lib. 1º de céd. de Cab. fól. 340) en que manda S. M. se compelan los indios a que cultiven sus tierras y no se permita anden ociosos y vagamundos.

Por lo espiritual, lo que sabemos de la historia de este Valle, es que el cronista Vázquez asegura que de dos Religiosos Franciscos que trajo el año de 1524 Don Pedro de Alvarado, dejó el uno en el pueblo de Patinamit, para que predicase el Santo Evangelio y catequizase a los indios Kachiqueles; y asi tenemos por probable que este Religioso, no solo reduciria á nuestra sania fé los indios del referido pueblo, sino también los de los otros circunvecinos, como Patzun, Patzicia y Comalapam,

 Juarros.— Tomo II. 21.