Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/657

Esta página ha sido corregida
—273—

te tiempo se introdujo al Consejo de los Caciques y Capitanes un indio anciano llamado Choboloc, de baja estirpe, pero de claro entendimiento: este buen viejo, llevado de curiosidad ó de inclinación á los ejercicios militares, se condujo á la eminencia de un cerro, de donde observó y reparó el diverso modo con que peleaban los indios y los Castellanos, y asi los propuso á los del Consejo que al romper el dia distribuyesen su escuadrón por millares, y que peleando el primero al tiempo de la retirada cubriese el puesto el otro que le seguía, y que asi se sucediesen y alternasen hasta el último millar de sus tropas, cubriendo siempre el último puesto el escuadrón que salia de retirada, para rehacerse y refrescarse á salvo; porque había reparado que los Teules de Castilla y sus gentes no acometían todos á un tiempo, sino por mangas, unos tras otros.

Siguieron los Sacatepequez el acertado y prudente consejo del anciano, y con él se mantuvieron todo el quinto dia con pérdida de los nuestros. Al aclarecer el sexto dia, aparecieron los Castellanos en la campaña con apariencias débiles á vista de los rebeldes, que reputándose vencedores acometieron soberbios á nuestro ejército; y haciendo éste una retirada con orden militar cerca de una quebrada, al tiempo que cebados en el avance los contrarios desordenaron sus escuadras, salió de entre las altas y espesas breñas de la quebrada una gran tropa emboscada de los nuestros, que cojiéndolos en medio, apretaron de suerte la batalla, que rotos y desbaratados, huyeron temerosos y desordenados á los montes, quedando en el campo gran número de muertos y no menor de prisioneros, entre estos algunos Caciques y principales; y los pueblos de los Sacatepequez bajo la dominación de los Españoles. Mas como la esperiencia habia enseñado desconfiar de los indios á Don Pedro de Alvarado, en cada pueblo grande que conquistaba dejaba un buen presidio militar que lo asegurase; y asi en este de Sacatepequez quedaron 10 Españoles y 140 Tlaxcaltecas, por Capitán y Cabo principal Diego de Alvarado.

Juarros.— Tomo II. 18