Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/639

Esta página ha sido corregida
—255—

ja con esto infortunio en lo material por los suelos y en formal sin cabeza y muy disminuido el número de sus moradores, que muchos perecieron en la referida inundación, asi como la ilustre Señora Doña Beatriz de la Cueva, á quien el M. N. Ayuntamienlo había elegido Gobernadora, en lugar de su difunto esposo Don Pedro de Alvarado, (véase el tratado 2º, capitulo 11º). En tan tristes circunstancias trataron los vecinos de Guatemala de poner remedio á unos y otros males, eligiendo de Gobernador y poniéndose a cubierto de los insultos del volcan. Para lo primero celebraron Cabildo de 17 de Setiembre de dicho año, en que asistidos los Capitulares de su Asesor el Doctor Blas Cota, se acordó: Que el Lic. Don Francisco de la Cueva reponga la vara de Teniente del Ádelantado, dejandole su derecho a salvo, si alguna tiene. Y habiendo dicho Licenciado ejecutado el acuerdo del Cabildo, el dia siguiente 18 de Setiembre continuándose el congreso del dia 17, se eligieron Gobernadores interinos al Ilustrisimo Señor Don Francisco Marroquin y al Licenciado Don Francisco de la Cueva y se mandó publicar por bando la elección. Para lo segundo se trató de trasladar la Ciudad, quitándola de la ladera del volcan; como estos congresos se hiciesen en la Iglesia Catedral, los temblores se repitiesen por instantes y la materia por su gravedad pidiese ser tratada y conferida con madurez y lentitud, lo que no se podia ejecutar por el temor que todo el vecindario tenia de que la Iglesia se viniese á plomo y los oprimiese, se hubo de dejar la resolución de este punto para otro dia.

Se citó á Cabildo abierto para el dia 27 de Setiembre de 1541 (como consta de dos cuadernos que tratan de la segunda fundación de la Ciudad y paraban en el archivo de Cabildos): asistieron á él los Gobernadores, Capitulares y cuarenta y tres de los vecinos que escaparon sanos de la inundación, que por todos se contaron cincuenta y cinco vocales. En esta respetable junta se propuso la cuestión, si para la perpetuidad de esta República y pacificación de estas provincias convendrá que la Ciudad permanezca en el lugar donde se halla al presente ó se traslade á otro sitio? Se procedió á la votación y