Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/619

Esta página ha sido corregida
—235—

los Caciques prontos á recibir la fé católica y sugetarse á la obediencia del Rey de España, é inmediatamente partieron á la montaña dos de ellos, quedando en rehenes los otros dos, y dentro de breve tiempo volvieron con tan grande multitud de indios, que no cabiendo en la gran plaza de Xelahuh, quedaron atropados por las calles: volvióseles á asegurar la paz y á predicar la divina palabra, acaricio Alvarado á los Caciques con algunos donecillos de cosas de España y los despidió al descanso de sus habitaciones. Desde este dia han guardado los indios de Quezaltenango una invariable fidelidad á los Españoles, pues aun cuando los Reyes del Quiché y Kachiquel se sublevaron el año de 1526, estas inquietudes no llegaron á Xelahuh. Ya queda dicho como Don Pedro de Alvarado dejó un presidio de soldados á cargo del Capitán Juan de León Cardona en el sitio de Sahcajá: aquí (según el cronista Vázquez lib. 1º cap. 1º y 2º) se levantó una capilla, y se formó una población de Españoles, que se llamó Quezaltenango, que quiere decir monte de Quezales, porque asi se llamaba aquel lugar: al cabo de cuatro años se trasladó el referido pueblo de Quezaltenango á la ciudad de Xelahuh y desde este tiempo, perdiendo su primer nombre y el título de ciudad, ha sido conocido con el nombre de Pueblo de Quezaltenango. Este lugar estuvo sugeto al referido Capitán Juan de León Cardona: después fué de la Ciudad de Guatemala, como consta de Cabildo de 1º de Agosto de 1542: en los tiempos posteriores ha tenido Corregidor que reside en él y gobierna todo el partido; y en el dia tiene este pueblo Ayuntamiento de Españoles, erigido de orden del Señor Presidente y Gobernador de este Reino Don Antonio González Saravia. Por lo espiritual, asegera el P. Vazquez en el lugar citado que estuvo al cuidado de un Religioso Francisco, que trajo D. Pedro de Alvarado y lo dejó en la ermita de Sahcajá para que catequizara á los indios Quichées; y que habiendo venido misión de Religiosos de dicha Orden, entre los primeros Conventos que fundaron, fué uno el de Quezaltenango, de suerte que como refiere el mismo Vázquez lib. 1º cap. 26, habiendo intentado los Religiosos de Santo Domingo fundar Convento en este pueblo el año