Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/609

Esta página ha sido corregida
—225—

costa de inmensos trabajos sacar de la montaña hasta 600 infieles, con los que formó siete pueblecillos, en los que el año de 1675 se empadronaron 600 almas. Fuéronse aumentando estos neófitos, de modo que el año de 1679 ya llegaba su número á 1075; y el de 1690, como consta de papeles auténticos, pasaban de 6000 los que habían muerto bautizados, y habia ya fundados nueve pueblos.

El año de 1694 vinieron algunos Religiosos del Colegio de misioneros de Propaganda Fide de la ciudad de Querétaro, con el destino de fundar Colegio del mismo instituto de esta ciudad; y no pudiendo estar ocioso el ardiente celo de estos Varones Apostólicos, ínterin se efectuaba la referida fundación, salieron unos para la Talamanca, otros se destinaron para el Chol: el V. P. Fr. Melchor López, nombrado Presidente de estos Religiosos, habiendo vuelto de la Talamanca el año de 1695, emprendió nueva espedicion con el P. Fr. Pedro de Urtiaga para el Obispado de Comayagua, donde predicó con el fervor y espíritu que acostumbraba; y viéndose cerca de la Taguzgalpa, aunque estas reducciones estaban á cargo de la provincia del Nombre de Jesús de Guatemala, deseando entrar en parte de tan gloriosa empresa, con beneplácito de dicha provincia, se internó con su compañero en la espresada Taguzgalpa, donde trabajó con gran provecho de aquellos infieles hasta el año de 1698, en que lo llamó el Señor á recibir el premio de sus grandes merecimientos. Habiéndose fundado el espresado Colegio de Propaganda Fide, por los años de 1701, imitando sus hijos el celo de su Santo Fundador Fr. Melchor López, han cuidado de estas conquistas de los gentiles de Honduras: en el dia tienen una reducción que llaman Luquigui, donde asisten á lo menos dos Religiosos.

Mas no por esto ha abandonado enteramente estas reducciones la referida provincia del Dulcísimo Nombre de Jesús de Guatemala; pues fuera de otros, por los años de 1740 ó poco después, pasó á la Taguzgalpa el P. Fr. Félix Figueroa, varón de gran virtud; y aunque volvió á Guatemala á tratar algunas cosas tocantes á es
 Juarros.— Tomo II. 15