Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/586

Esta página ha sido corregida
—202—

provincia y no hay duda que ayudarían á instruir á los indios en la Religión católica.

Por los años de 1574, siendo Provincial el M. R. P. Fr. Bernardino Pérez, del Orden de San Francisco, pasó á Comayagua y fundó Convento en dicha ciudad y en el pueblo de Agalteca. Por el mismo tiempo llegó á Comayagua el P. Fr. Pedro Ortiz, con el designio de erigir provincia en la de Honduras y el P. Fr. Bernardino Pérez le cedió para el efecto los dos Conventos que acababa de fundar; pero este negocio se quedó en este estado. El año de 1582 vino el P. Fr. Juan Rautista, con una lucida misión á poblar de Monasterios las provincias de Comayagua y Costa-Rica; pero no pudo fundar este Religioso mas Convento que el de Trujillo. Ocurrió al Rmo. P. Fr. Alonso Ponce, Comisario General de Nueva España, que se hallaba en Guatemala por los años de 1586, el que usando de sus facultades, dio á los tres citados Conventos el titulo de Custodia de Santa Catarina V. y M., inmediatamente sugeta al Comisario. En el capítulo que celebró esta provincia el año de 1590 cedió á la mencionada Custodia los Conventos de la ciudad de San Miguel y del pueblo de Nacaome; y habiéndose erigido el año de 1592 el Convento de San Diego de Tegucigalpa, á solicitud y esfuerzos del vecindario de dicha villa, se halló la Custodia de Santa Catarina de Honduras con seis Conventos, á los que algunos años después encomendó quince doctrinas el Ilmo. Señor Don Fr. Gaspar de Andrada. Mas no duró en esta forma mucho tiempo, porque reflexionando el Rmo. P. Fr. Bernardino de San Ciprian, la inmensa distancia que habia de Comayagua á Méjico, para que el Comisario pudiese cuidar de la referida Custodia, despachó patente el año de 1592, en que la sugeta en todo al Provincial de Guatemala: en cumplimiento de esta orden, en la tabla capitular del año de 1593 se halla puesta la Custodia de Santa Catarina de Honduras, Pero en esto ha habido sus variaciones, porque en algunos tiempos, reconociéndola como tal Custodia, se han refundido los votos de los Guardianes en el del Custodio: en otros le han quitado el título de Custodia, agregando aquellos Conventos á la pro-