Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/538

Esta página ha sido corregida
—154—

taba la efigie, despedía resplandores, de suerte que creyendo los de las haciendas vecinas, que la casa se quemaba, corrieron aceleradamente á apagar el fuego, pero acercándose hallaron ilesa la choza; mas repitiéndose por segunda y tercera vez este prodigio, entraron en la casa, y advirtieron que el sol que despedía tan divinas luces, era esta Sagrada Imagen. Igualmente se afirma, que queriendo los indios llevar en procesión este devoto simulacro, á cierto trapiche, puesto en las andas, no pudieron moverlas por mas esfuerzos que hicieron. También se refiere como cosa cierta, que la citada Imagen ha sudado tres ocasiones. Finalmente, es tradición constante que en su templo reciben vista los ciegos, habla los mudos, movimiento los tullidos y salud todo género de enfermos. Tan grande multitud de prodigios, obrados en beneficio de los que devotos rinden reverentes cultos á esta milagrosa Imagen, ha sido la causa del estraordinario concurso de gentes que vienen en tropas á asistir á la fiesta principal de este Santuario, el dia 15 de Enero, que se asegura llegarán á 100,000 las personas que se juntan dicho día en el pueblo de Esquipulas: esta ha sido el principio de la gran veneración que se tiene en todo el Reino á este portentoso simulacro; y esta ha movido á la Silla Apostólica á espedir bula especial, en que determina el rito con que se debe descubrir esta sagrada efigie.

Es digna de notarse la laguna de Atescatempa, asi llamada porque se halla cercana al pueblo de este nombre, en el curato de Jutiapa. Se admira en este lago la circunstancia de que entrándole dos rios caudalosos, como son el de Contepeque y el de Yupiltepeque, en toda su ribera no se le ve desagüe alguno; pero, á corta distancia de su margen, en el sitio que llaman la Doncella, brota gran cantidad de agua, que inmediatamente forma un rio bien grande y caudaloso: lo que convence que este es el desagüe de la laguna de Atescatempa.

Otra de las maravillas que se admiran en esta provincia de Chiquimula, es la famosa cueva que llaman del Peñol, por estar su boca en la hacienda de este nombre, posesión hereditaria de la famiiia de Don Tomás Delgado de Nájera. En uno de los cerros que circunvalan dicha