Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/504

Esta página ha sido corregida
—120—

su historia apologética, que en ninguna parte de las Indias halló repúblicas mas bien ordenadas y de mejores leyes, que en este partido. Asi criados los indios de la Verapaz bajo una legislacion racional, reducidos á pueblos, instruidos y catequizados en los dogmas de la religion católica, abrazaron la fé de Jesucristo y se sujetaron á la obediencia del Rey de España; y esto no solo los pueblos vecinos á esta comarca, como Rabinal y Coban, sino aun los mas remotos, como Cahabon.

Concluida la conquista de la Verapaz, emprendieron los Religiosos de Santo Domingo la de la provincia de Acalá. Por los años de 1552 el P. Fr. Tomás de la Torre, Vicario general de dichos Religiosos, visitando los Conventos de la Orden, llegó al de Coban: á este tiempo ya sabia la lengua de los Alcaláes el P. Fr. Domingo Vico, el que en compañía del espresado Vicario general hizo la primera entrada en las tierras de los Alcaláes: predicóles la doctrina del Evangelio con tal espíritu y fervor que logró el que muchos de estos indios abrazasen la religion católica y entregasen multitud de ídolos, que se quemaron públicamente. Continuaron sus apostólicas tareas, instruyendo, catequizando y bautizando muchos Acaláes; pero habiendo tenido repetidos avisos, de que los indios infieles trataban de matar á los Padres, se salieron disimuladamente de la poblacion. Algún tiempo despues hizo segunda entrada en Acalá el P. Fr. Domingo, cojiendo siempre copiosos frutos de su predica-


    tradecimos, cuando referimos que los Padres llegaron á Coban y á otros pueblos, y despues afirmamos, que los Religiosos redujeron á los Indios á que habitasen en pueblos; pero se ha de advertir, que los indios, en tiempo de su gentilidad, tenian poblaciones; mas éstas eran como algunas que todavía existen al presente y llaman Pajuyúes, en que se hallan las casas tan dispersas y separadas unas de otras, que un pueblo de 500 vecinos ocupa una legua ó mas. Los Padres y algunos de los conquistadores los pusieron en pueblos formados al uso de España, plantando la Iglesia en el centro, delante de ella la plaza, con su cabildo, cárcel y demás oficinas: las casas unidas en forma de cuadras, las calles tiradas á cordel, Este Oeste, Norte Sur.