Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/321

Esta página ha sido corregida
—313—

ni haciéndose mencion en las crónicas de las Religiones de Santo Domingo y San Francisco, que sus hijos catiquizasen á los naturales de dichos partidos; antes por el contrario, de ellas consta, que cuando estas Religiones fundaron conventos en las citadas Provincias, ya estaban sus naturales conquistados, formados en pueblos y civilizados. Por consiguiente, no habiendolos reducido á la fé los Misioneros Regulares, es preciso decir que lo hicieron los Seculares. Queda, pues, firme y constante el mérito de estos Varones Apostólicos, porque siendo cortísimo su número, plantaron la fé católica, con inmensos trabajos, sudores y fatigas, en tan vastas regiones; y porque lo hicieron en los tiempos mas dificultosos.

Siguiendo el órden de los tiempos, se nos presenta el ejemplar Prebendado D. Diego de Carvajal, Arcediano de esta Santa Iglesia de Guatemala, natural de Zafra, descendiente del Capitan Christoval de Salvatierra, uno de los conquistadores de estas Provincias. Fué un Eclesiástico grave y virtuoso: sus letras, cordura y prudencia le merecieron, que hallándose impedido el Ilmo. Sr. Marroquin, por sus achaques, de asistir al Concilio Provincial, que se celebró en Méjico el año de 1555, le enviase en su lugar; y que habiéndose fundado en dicha Metrópoli, el año de 1571, el Tribunal de la Inquisicion, se le nombrase primer Comisario de él, en Guatemala. Fué tan parco y moderado en su trato, que no siendo grande la renta de su prebenda; tuvo, sin embargo, con que hacer copiosas limosnas en vida, y en su muerte dejó 500 tostones de renta, para dar á los pobres la víspera de Navidad: 500 para la cera del Santísimo Sacramento: 200 para la fiesta de la Asuncion; y 7000 para casar doncellas pobres, dando á cada una 500 tostones de dote. Murió este ejemplar Sacerdote el año de 1596.

Otro Prebendado ejemplar tuvo la Iglesia de Guatemala, en D. Francisco de Muñoz y Luna. Era natural de esta Ciudad, de noble estirpe y sólida virtud. Fué sucesivamente Cura de la Catedral, Canónigo, Maestrescuela, Chantre y Arcediano de la misma Iglesia.
 Juarros.—Tomo I. 21