Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/320

Esta página ha sido corregida
—312—

Don Francisco Hernandez y Don Juan Gascon, que se les agregaron despues. Quisiéramos dar una historia circunstanciada de las vidas de estos Varones Apostólicos; pero carecemos enteramente de noticias. Mas, si consideramos un tanto los trabajos de estos héroes, nos veremos precisados á formar el mas alto concepto de su mérito. Para hacerlo con método, examinaremos, una por una, las circunstancias de sus apostólicas tareas.

Primeramente, si ponemos la vista en la calidad de sus ejercicios, hallaremos que como asegura el cronista de este Reino Don Francisco de Fuentes y Guzman, en su historia del Reino de Guatemala, part. 2ª libro 5º cap. 4º y 5º, andaban los referidos clérigos en busca de los indios por sierras ásperas, por breñas y montañas cerradas, por ciénegas y pantanos, en que les daba el agua hasta la cintura, sufriendo soles y hielos, alimentándose muchas veces con raices y cuando mas regalados, con maiz tostado. Si atendemos al tiempo en que se aplicaron estos Santos Varones á la conquista y catequismo de los indios, se encontrará que fué desde el año de 1524 hasta el de 40, es decir, en los tiempos mas críticos y en que estaban los espresados indios mas bárbaros y montaraces. Aumenta notablemente el mérito de los citados clérigos seculares, que trabajaron solos, por el largo espacio de mas de doce años, pues hasta el año de 1537 no se fundó Convento de Regulares; y aunque en los mencionados años anduvieron por esta region los RR. PP. Fr. Domingo de Betanzos, Fr. Toribio Motolinéa y otros; esto fué solo de paso. Mas lo que en gran manera realza el mérito de estos Apóstoles Guatemaltecos, es el inmenso terreno en que plantaron la fé de Jesucristo, siendo tan corto el número de operarios, aun contando con algunos otros que se agregaron á los cuatro primeros. Pues es preciso confesar, que los referidos Clérigos entendieron en la reduccion y conquista de los indios de las provincias de San Salvador, Comayagua, Chiquimula, Sonsonate, Guazacapán y otras; no habiendo memoria, que los Regulares predicasen en ellas,