Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/270

Esta página ha sido corregida
—262—

das, del Orden de Santiago, Señor de la Casa de Caldas, Regidor de la Ciudad de Leon. Tomó posesion de esta Presidencia el año de 1667. Luego que empuñó el baston este caballero, se aplicó con el mayor tezon á la fábrica de la Iglesia Catedral, que amenazaba ruina, siendo tanto su empeño en adelantar este edificio, que en cuatro años que duró su gobierno, dejó todo el templo, no solo sacado de cimientos, sino levantado mas de tres varas sobre la tierra. Se portó con grande integridad, justicia y rectitud en el tiempo que sirvió la Presidencia; mas como sea cosa muy difícil guardar constantemente el medio en las materias de gobierno, sin declinar á alguno de los estremos, parece que este Presidente se escedió en el castigo del Licenciado Don Pedro de Miranda Santillan, Fiscal de esta Real Audiencia, al que habiéndosele probado el delito de baratería, lo puso en el castillo de San Felipe, donde al rigor del temperamento, en breve acabó sus dias. De resulta de este hecbo, se le envió Visitador por el año de 1670 y apartado de la Presidencia, ínterin se abrió el juicio de visita, antes de concluirse éste, murió el año de 72. El Cabildo Eclesiástico, en reconocimiento de lo que trabajó en la fábrica de la Iglesia Catedral, colocó su estatua en la Capilla de San Pedro de la nueva Iglesia, con esta inscripcion:

Dominus Sebastianus Alvarez Alfonso Rosica de Caldas, hujus Regalis, Cancellariae Praeses, harum Provinciarum Generalis Dux, quem tota istius famigerati templi fabrica funditus Instauratorem clamat.

19.—El llustrisimo Señor Doctor Don Juan de Santomaita Saenz Mañosca: hallándose de Obispo de Guatemala, lo nombró S. M. Presidente de esta Real Audiencia, Gobernador y Capitan general de este Reino y Visitador del Señor Alvarez, por cédula que recibió en 28 de Octubre de 1670: empleos que desempeñó el Ilmo. Prelado con la prudencia, madurez y rectitud, que le eran propias, hasta el año de 72. Y aunque algunos pretendientes, cuyas artes no hallaron cabida en el ánimo del Presidente, se quejaron de él, acriminándole que distribuía las encomiendas y oficios en criollos, esta acusacion