Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/229

Esta página ha sido corregida
—221—

pues de su muerte, por los años de 1708, se crió la Administracion de Correos, en virtud de orden de Su M. conforme al reglamento de postas y correos; y en su consecuencia, se establecieron en esta capital y en las provincias del Reino las estafetas correspondientes. Compónese esta Administracion de un Administrador, Interventor y tres Oficiales.

El Tribunal del Consulado, se erigió en la Ciudad de Guatemala, el 30 de Abril de 1794, en virtud de Real cédula de 11 de Diciembre de 1793, en que se manda establecer el citado Tribunal en esta Ciudad, ordenando Su Magestad, que en lo que no estuviere determinado en dicha cédula, se gobierne por las Ordenanzas de Bilbao. Y en la misma cédula se nombró por Prior de dicho Consulado al Señor Marques Don Juan Fermin de Ayzinena, por primer Cónsul á Don Manuel José Juarros, por segundo á Don José Antonio Castanedo, y para los demás oficios á otros Caballeros de este vecindario.

La Real Sociedad Económica de este Reino tuvo principio el año de 1795, en que el Señor Oidor Don Jacobo de Villa-Urrutia, el Señor Doctor Don Antonio García, el R. P. Lector, tres veces jubilado Fr. José Antonio Goicoechea y algunos otros vecinos de esta Ciudad, con permiso del Señor Presidente, comenzaron á celebrar sus juntas, en que con el mayor tezon discurrían sobre los medios de adelantar las artes, fomentar la agricultura, y en una palabra, promover la felicidad pública de todo el Reino. Desde luego se aplicaron los nuevos Socios á introducir los tornos de hilar y á enseñar á las hilanderas á servirse de ellos, y en junta que celebró la enunciada Sociedad, el 4 de Noviembre del mismo año, se premiaron á las que presentaron los mejores hilados. Su Magestad se dignó aprobar esta Sociedad, en cédula de 21 de Octubre de 1795. Animados los Socios con la real aprobacion de su nuevo establecimiento, continuaron sus tareas con mayor empeño. Aplicáronse á promover las siembras de cacao y algodón, ofreciendo premios á los que probasen tener plantados mayor número de estos árboles. Escitaron la emulacion de los teje-