Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/187

Esta página ha sido corregida
—179—

año de 1805. De esta ilustre Casa salieron cuatro Religiosas, el año de 1609 á fundar el Convento de Santa Catarina Mártir de esta Ciudad, cuya Prelada fué la R. M. Elvira de San Francisco. Y el de 1610 salieron otras tres á fundar el de la Encarnacion de Ciudad Real de Chiapa; llevando por Prelada á la R. M. Maria de la Concepcion, la primera que profesó Religiosa en Guatemala. Resultaron grandes utilidades é la Ciudad de Guatemala de dicha fundacion; pues á mas de las muchas niñas que profesaron el estado religioso en este Convento, que ha habido tiempos en que tenga 200 Religiosas, se recogían tambien en él innumerables jóvenes, ya de pupilas, ya de sirvientes; en cuyo asilo conservaban su pureza, libre de los insultos que tan frecuentemente se hacen en el mundo á dicha virtud. En esta forma se mantuvo el espresado Monasterio, hasta la ruina de la Antigua Guatemala; mas habiéndose destruido el vastísimo Convento que tenían estas Religiosas, parte por falta de habitacion para tantas personas, parte por fomentar el espíritu de recogimiento, se determinó que viviesen solas las Religiosas, en rigorosa vida común, como se conservan hasta el dia.

El segundo Monasterio se intitula de Santa Catarina Mártir. Eran tantas las personas que habian tomado el habito de la Concepcion, en el Convento de San Gerónimo, y tantas las que lo pretendían vestir, que pareció conveniente, por los años de 1606, fundar otra casa del mismo instituto: para este efecto se sacaron cuatro Religiosas del primero, todas emparentadas con las primeras familias de Guatemala y las mas sobresalientes en virtud: nombróse Prelada á la R. M. Elvira de San Francisco, (oficio que como Fundadora ejerció hasta su muerte, por el largo tiempo de 40 años, y á que se hizo acreedora por el singular espíritu de retiro y encerramiento que se observó en ella desde su puericia, siendo la primera que entró de pupila en el Convento de San Gerónimo, de solos seis años de edad.) Primero se puso este Convento en el sitio donde estuvo despues el de San Agustín; mas pareciendo al Señor Obispo Don Fr. Juan Cabezas, incómodo el lugar para la conserva-