Página:Comentarios del Pueblo Araucano II.pdf/63

Esta página ha sido corregida
138
(64
MANUEL MANQUILEF

En estos ejercicios cifró el araucano su honor i su orgullo de hombre forzudo. Al concluir todo juego el indio efectuaba el lonkotun i el mütratun por lo que tambien les denominaba complementarios, ürpütuael.

§ 17.—MÜTRATUN (La lucha)

1.—Mütratun ta aukantukefi ta mapuche yem! 1.—La lucha a brazo partido es lo que el araucano llama mütratun
2.—Nüwiņun mai tañi notu trananael. 2.—Los adversarios se colocan frente a frente tratando de echarse por tierra.
3.—Newen neņumiņun; mür ta rünkü-rünkü-mekeiņun, wirariņun lladkülen. 3.—Los movimientos son bruscos; cada uno salta en su lugar; grita i aprieta los brazos con enerjía.
4.—Tufachi aukantun meu itro chumafelchi ñi amun ta kalül. Neyüm chumafelchi ñi tripan. 4.— Es este un violento ejercicio de que participa todo el organismo. La respiracion se acelera i el sudor corre en abundancia por todo el cuerpo.
5.—Nienolu ta kon mütratun meu lipaņtun ta nakümkefiņun. Famņechi aukantun doi newentukei ta che ñi trana-nael. 5.— Cuando el indio está mui hábil para la lucha a brazo partido ejercita de los brazos, lipantun. En esta lucha es mas difícil que el mütratun para echarse por tierra.
6.—Topeltun kütu nakümfí ta che yem! 6.—Tambien practicó el mapuche el topeltun la lucha por el cuello.

§ 18.—Lonkotun (Lucha del pelo)

1.—Lonkotun meu ta nüukei ta che lonko meu tañi newentuam kom chi fund pel meu mülelu. Famņechi aukantun meu ta newen che ņellelu ta che ka chewül rumel niéfilu ta lonko. 1.—Lonkotun, lucha del pelo ejercita o pone en accion principalmente a los músculos del cuello i de la nuca. En este ejercicio el araucano encontró, de su madre naturaleza, una varonil i severa educacion. La fuerza física i la arrogancia de su cabeza la debe única i esclusivamente a este ejercicio.
2.—Fei meu lle pu mapuche yem küpa kewatuņeael inamukelai itro kümé norüm witralekei müten tañi lladkülen feipiael: 2.—Por eso el indio, al encontrarse atacado de improviso i para manifestar que él no retrocede sin dar sus concienzudas esplicaciones lanza repentina i bruscamente el siguiente desafío: