Página:Comentarios del Pueblo Araucano II.pdf/40

Esta página ha sido corregida
114
(40
MANUEL MANQUILEF

§ 11.—El dullikan (El recojer)

En este juego el indio siente imperiosamente la necesidad de moverse, a fin de dar lugar a esa necesidad de su naturaleza.

El dullikan, por medio de los variados movimientos, pone en actividad los músculos de los piés, de las piernas, los de la rejion lateral i posterior del cuerpo i los de los brazos.

Al efectuarse las estensiones i flexiones los ligamentos toman elasticidad i se dilatan considerablemente. Se activa la nutricion de las articulaciones.

Para afirmar estas conclusiones será necesario aducir las probanzas correspondientes, encontrándose ellas en la descripcion del dullikan.

1.—Dullikan meu konkei fentren pu weché, welu pura eņu mari nakümkeiņun. Külwi eņu wa duamņekei. 1.—El dullikan, puede jugarse entre muchos a la vez, pero ordinariamente se juega entre 8 o 10 mapuches. Para jugar el dullikan se emplean porotos o granos de maiz.
2.—Kiñe lelfun meu patriņekei itro nor ta külwí. 2.—En un campo plano se forman tantas hileras de porotos o maiz como jóvenes quieran tomar parte.
3.—Kiñe meu elņekei ta külko tañi tukuael nimiel chi wa eņu külwí. 3.—A una distancia, igual de todas las hileras, se coloca un külko, canasto que sirve para reunir todos los granos.
4.—Pu aukantufe kizu ñi nor wirin külwí meu witrakei epu trekan külekei doi püllélelu meu. Kiñe meu mai lefkeiņun nümeiņun ta külwí oñoelal külkó meu, ka lefkülen yemei ta kaņelu ñi elpaafiel külko meu tañi oñoyemeal ta ka külwí. Itro kiñe müten yemekei, chuchi uné apümlu ta weukei. 4.—Los jugadores se colocan cada uno frente a la hilera que le corresponde, estando como a dos metros del grano que les queda mas cerca. A una señal dada por el juez, parten los jugadores, toman el grano i con una rapidez i ajilidad asombrosa lo colocan en el külko, para volver como el rayo a cojer el segundo grano a fin de depositarlo en el canasto, para volver enseguida por el tercero. Así sucesivamente continúan hasta ver quién concluye primero su hilera, declarándole en el acto vencedor del dullikan.