Página:Carranza Patricias Argentinas.djvu/25

Esta página no ha sido corregida


22 ADOLFO P. CARRANZA

En la actividad de sus deseos han en- contrado un recurso que siendo analogo

1 su constitucion, desahoga de algfin

modo su patriotismo.

Las suscritoras tienen el honor de pre- sentar a V. E. la suma de pesos que destinan al pago de fusiles y que podrfi ayudar a1 Estado en la ero- gacion que va 51 hacer por el armamen- to que acaba de arribar felizmente; (311219 121 substraen gustosamente 51 las peque- fias, pero lsensibles necesidades de su sexo, por consagrarla a un objeto el mas grande que la patria conoce en las pre- sentes circunstancias. Cuando el a1boro- zo pfiblico lleve hasta el seno de sus fa- milias la nueva de una Victoria, podrfm rlecir en la exaltacion de su entusiasmo: “ Yo armé el brazo de ese valiente que aseguro su gloria y nuestra libertad”.

Dominadas de esta ambicion honrosa, suplican las suscritoras 2'1 V. E. Se sirva mandar se graben sus nombres ‘en los fusiles que costean. Si el amor de la patria deja a1gL'1n vacio en el corazon (le los guerreros, la consideracion a1 sexo scra un nuevo estimulo que les obligue 2'1 sostener en su arma una prenda de]