Página:Cantos de vida y esperanza.djvu/155

Esta página ha sido corregida


XVII

Carne, celeste carne de la mujer! Arcilla,
dijo Hugo — ambrosía más bien |oh maravilla!
la vida se soporta,
tan doliente y tan corta,
solamente por eso:
roce, mordisco o beso
en ese pan divino
para el cual nuestra sangre es nuestro vino!
En ella está la lira,
en ella está la rosa,

151