Página:Cantos de vida y esperanza.djvu/154

Esta página ha sido corregida

RUBÉN DARÍO


Sueña, hijo mío, todavía, y cuando crezcas, perdóname el fatal don de darte la vida que yo hubiera querido de azul y rosas frescas;

Pues tú eres la crisálida de mi alma entristecida, y te he de ver en medio del triunfo que merezcas renovando el fulgor de mi psique abolida.150