Página:Cantos de vida y esperanza.djvu/152

Esta página ha sido corregida

RUBÉN DARÍO


del ruiseñor,
que dura lo que dura el perfumar
de su hermana la flor.
Oh, miseria de toda lucha por lo finito!
El alma que se advierte sencilla y mira clara-
mente la gracia pura de la luz cara a cara,
como el botón de rosa, como la coccinela,
esa alma es la que al fondo del infinito vuela.
El alma que ha olvidado la admiración, que sufre
en la melancolía agria, olorosa a azufre,
de envidiar malamente y duramente, anida
en un nido de topos. Es manca. Está tullida.
Oh, miseria de toda lucha por lo finito!

118