Página:Camana pedagogia social.djvu/83

Esta página ha sido corregida


especiales como mujer para con ella y para con sus hijos y al joven su papel de protector, de conservador y de mejorador de la raza.

Esto no obsta para que, fuera de estas clases especiales, las dos divisiones se unan para recibir el resto de la instrucción que debe serles común.

En la Escuela Primaria la coeducación sexual orientará la enseñanza de las Ciencias Naturales. Los actuales programas serán completados y coordinados hacia ese fin.

El maestro habituará al niño a estudiar la ley de la vida, de la fecundación, del desarrollo, del amor en la reproducción de las plantas, en las clasificaciones científicas que casi todas se basan en los órganos de reproclucción; en las metamórfosis de los insectos; en las costumbres de las abejas, de las hormigas.

Con tacto y con elección de ideas hará resaltar el hecho que, en las fanerógamas, por ejemplo, un ser nuevo nace cuando se conjugan para ese fin el elemento masculino y el femenino, proviniendo cada uno de un generador distinto, de un padre y de una madre.

Dirigiéndose más a la imaginación y a los afectos del niño, lo hará asistir a la fecundación del óvulo por el polen; lo interesará en el viaje del polen desde que la antera se abre por dehiscencia hasta que llega a los órganos femeninos de la misma flor o de una flor de la misma especie, ya por la disposición natural de los órganos, ya llevado por el viento, arrastrado por las aguas o transportado