Página:Camana pedagogia social.djvu/7

Esta página ha sido validada


INTRODUCCIÓN

Si hijas de Sarmiento pueden ser llamadas aquellas hermanas de caridad laica que él trajo de Norte América para enseñar en el departamento básico de las escuelas normales por él fundadas, nietas directas suyas son las que ungieron aquéllas y, en especial, las que se iniciaron bajo la dirección enérgica y amplia de Mary O'Graham, a quien conocí casi víctima de la insidia política en San Juan, a quien aprecié mejor en La Plata y a quien admiro después de muerta, pues dejó un reguero varonil y afectivo en alumnas que se han agrupado bajo la enseña de su nombre y realizan, a la sombra de él, obra altruista y de compañerismo.

Culminaba entre éstas Raquel Camaña, que tenía la entereza y el fervor de Sarmiento en defensa del ideal educacional y científico; que tenía la varonil pujanza de su gran maestra Miss Graham, en su línea recta de conducta, en su desprecio de las convenciones sociales, y que en defensa de un feminismo sano, que no excluye el sondaje del organismo íntimo en que se incuba el